Desafortunadamente no es raro que a raíz de un recibo impagado, con o sin razón que lo justifique, o pagado con retraso, el consumidor vea introducidos sus datos personales en un fichero de morosos, sin que se le saque del mismo...