que-derechos-tengo-como-consumidor-cuando-un-producto-esta-en-garantia

En la vida cotidiana de un consumidor, es habitual que éste adquiera bienes de naturaleza duradera como pueden ser: electrodomésticos, móviles, muebles, automóviles, etc.  Dichos bienes llevan aparejados una serie de derechos y deberes para el comprador y el vendedor, los cuales adquieren especial importancia cuando el bien adquirido adolece de vicios o defectos ocultos. En este caso nos encontramos ante un bien  que la ley denomina “no conforme” con el contrato. En ese momento es cuando el consumidor debe hacer valer  el derecho a la garantía.

El presente documento ha sido redactado con la intención de dar a conocer cuáles son esos derechos que le corresponden al consumidor.

1) El consumidor, tiene derecho a la garantía legal mínima, de dos años para los productos de primera mano, y de un año para los productos de segunda mano, desde la entrega del producto.

No obstante, el consumidor puede pactar una garantía mayor. Incluso en determinados casos, además de la garantía legal, la cual cubre todos los gastos, y a la que viene obligado el vendedor por ley, puede existir una garantía comercial adicional.

La garantía comercial constituye un plus que puede ofrecer voluntariamente el vendedor o el fabricante, correspondiendo responder a quien se ha obligado a ello en la garantía o en la publicidad. Por ejemplo, todo coche cuenta con una garantía de 2 años, no obstante, determinados concesionarios amplían la garantía “X” años más. La garantía comercial no tiene por qué cubrir todo lo que quedaba cubierto por la garantía legal;  por ejemplo, puede que sólo cubra determinadas piezas, por lo que es importante informarse correctamente al respecto. La garantía comercial debe formalizarse por escrito o en otro soporte duradero y disponible para el consumidor.

2) Cuando un producto no funciona correctamente o no cumple su finalidad, el consumidor tiene derecho a exigir la reparación o sustitución del producto defectuoso.

La elección entre ambas posibilidades, salvo que alguna de las dos resulte objetivamente imposible o desproporcionada, le corresponde al consumidor y no así al vendedor; no obstante, una vez que el consumidor opte por una de ellas, tanto él como el vendedor deberán atenerse a la misma, sin poder cambiar de opinión posteriormente.

El consumidor no podrá optar por la sustitución:

  • Cuando se trate de productos de segunda mano
  • O cuando el producto sea fungible, es decir, consumible. Por ejemplo unos frenos de una bicicleta. Si los frenos se gastan por el uso antes de que transcurran dos años, no cabe exigir su sustitución, pero si los frenos no funcionan correctamente y la bicicleta no frena pese a haber pulsado el freno, sí cabe exigir que se reparen.

3)El consumidor tiene derecho a que la reparación o sustitución sea gratuita, incluyendo todos los gastos necesarios para que el producto sea conforme a lo contratado. Es decir, tanto los materiales, como la mano de obra, como los gastos de envío o de desplazamiento deben ser gratuitos durante el periodo de garantía legal.

4) Durante los seis meses posteriores a la entrega del producto reparado, el vendedor sigue respondiendo de las faltas de conformidad que motivaron la reparación.  Por ejemplo, si la batería de un teléfono móvil ha sido reparada una semana antes de que se cumplan los dos años de garantía legal, y ésta vuelve a fallar por el mismo motivo dos semanas después, la batería (no el resto del teléfono) aun estará cubierta por la garantía, ya que no han finalizado esos seis meses posteriores a la reparación.

5) Tanto la reparación como la sustitución dan lugar a la suspensión de la garantía mientras el consumidor se ve privado del producto. La suspensión empieza desde que el consumidor entrega el producto para su reparación o sustitución y finaliza en el momento que el producto le es nuevamente entregado al consumidor.

Si, por ejemplo, se entrega al vendedor para su reparación una radio y ésta permanece en su poder diez días, una garantía legal que debía finalizar el 15 de diciembre del 2010, finalizará el 25 de diciembre de ese mismo año.

6) Cuando la reparación o la sustitución no se hubiere llevado a cabo en un  plazo razonable, o no sean exigibles  por ser  objetivamente imposibles o desproporcionadas, el consumidor tiene derecho a la rebaja del precio o la resolución del contrato (devolviendo el producto y recuperando el dinero que se pagó por el).

No obstante, cuando la falta de conformidad del producto sea de escasa importancia, no podrá exigirse la resolución del contrato.

7) El consumidor tiene derecho a ser indemnizado por los daños y perjuicios  sufridos debido a la falta de conformidad del producto.

Por ejemplo, si un detergente quitamanchas, al usarlo según las instrucciones, no sólo quitase la mancha sino que  destiñese  la  prenda  lavada pese  a anunciarse como un producto apto para usar en ropa de color, el consumidor tendrá derecho a una indemnización por el deterioro de la prenda.

8) Al ejercitar el derecho de reparación o de sustituciónel consumidor tiene derecho a que se le haga entrega de justificación documental. En dicho documento debe constar la fecha de entrega del producto y la falta de conformidad existente.

Pin It on Pinterest

Share This