Las trampas del arbitraje de preferentes

COMIENZA EL ARBITRAJE DE PREFERENTES DE BANKIA

  • El arbitraje para “resolver” el caso de las preferentes para usuarios de Bankia comienza en estos días. nuestro equipo lo considera “una salida absolutamente favorable” a la entidad.
  • nuestro equipo ya rechazó esta fórmula, cuando la acordaron PSOE y PP, por considerar que “exculpa a los responsables y restringe la defensa de los afectados”.

Un fraude en mayúsculas. Así considera nuestro equipo que debe valorarse la comercialización de preferentes (un producto complejo, de elevado riesgo e inversión perpetua) a consumidores finales. Por eso califica el arbitraje que comenzará en estos días, de "indignante para los afectados y como solución": "Una salida absolutamente favorable a Bankia", recalca la organización.

nuestro equipo censura los siguientes aspectos:

1º) Los arbitrajes se presentan ante las propias oficinas de Bankia, no ante las Juntas Arbitrales o ante las Asociaciones de Consumidores y Usuarios.

2º) Una consultora contratada por Bankia (KPMG) realizará un análisis previo de los casos que acepta. Es de suponer que rechazarán aquellos cuyo perfil estimen que menos les pueda “incomodar” en la vía judicial, dejando sin solución a este tipo de consumidores.

3º) Solo someterán a arbitraje, según anunció en el Congreso el ministro de economía, los "casos flagrantes". Es decir, aquéllos que son un fraude de tal calibre (incapacitados judicialmente, usuarios sin ningún tipo de contrato, aquellos firmados con huella por no saber escribir...), que debieran iniciarse actuaciones penales, como ha señalado recientemente Paz Rubio, Fiscal Jefe de Tribunal Supremo (en el transcurso de las jornadas del CCU sobre consumidores y acciones colectivas).

4º) Además, si éstas fueran las solicitudes arbitrales que se presentan, el árbitro designado debería rechazarla y remitir el caso al Juzgado o Fiscalía (por aplicación de lo dispuesto en el artículo 262 LEC, artículo 57 TRLGDCU y artículo 2 RDSARC).

5º) A pesar de que se presenta como “arbitraje de consumo”, en realidad va a ser un procedimiento distinto, de un árbitro único, sin que las Asociaciones de Consumidores y Usuarios participen en el mismo. Mientras, la empresa ya ha intervenido, primero recolectando las solicitudes de su interés a través de sus propias oficinas, y, después, filtrándolas a través de su consultora.

6º) En casos tan claros, lo que esta vía de resolución de conflictos supone para la empresa es un ahorro de las costas procesales (un 10% aproximadamente) y de las tasas judiciales.

7º) También se ahorran los intereses (que establece el art. 576 LEC) y, en su caso, los de demora (art. 1101 CC).

8º) Y, de especial gravedad es el hecho de que, con el proceso arbitral evitan cualquier responsabilidad penal, de la que, por cierto, se deriva la civil de indemnizar el daño

Pin It on Pinterest

Share This