Rajoy anuncia una subida de hasta tres puntos del IVA, del 18 al 21%

  • La subida del IVA afectará a la economía de las familiasCEACCU considera negativo, contraproducente e injusto el incremento de los impuestos indirectos.

El presidente del gobierno ha anunciado esta mañana en el Congreso que el Consejo de Ministros aprobará, este viernes, una subida del IVA y otros impuestos, como el de hidrocarburos (medioambiental) y el del tabaco.

Teniendo en cuenta los grupos de gasto que contempla la Encuesta de Presupuestos Familiares del Instituto Nacional de Estadística (INE), y la diferente tributación de cada uno de éstos, el impacto en las economías familiares media de este incremento será, de media, casi de 600 euros más al año.

Gasto medio anual

IVA

Incremento
Alimentos y bebidas no alcohólicas (1) 2000 €

Del 8% al 10%

37,04 €

Bebidas alcohólicas y tabaco 627 €

Del 18% al 21%

15,94 €

Artículos de vestir y calzado 1676 €

Del 18% al 21%

42,61 €

Vivienda, agua, electricidad
y combustibles (2)
8935 €
(7.935 €) (2)

Del 18% al 21%

201,73 €

Mobiliario, equipamiento y
otros gastos de la vivienda
1452 €

Del 18% al 21%

36,92 €

Transporte 3680 €

Del 8% al 10%

68,15 €

Comunicaciones 926 €

Del 18% al 21%

23,54 €

Ocio, espectáculos y cultura 1976 €

Del 8% al 10%

36,59 €

Hoteles, cafés y restaurantes 2716 €

Del 8% al 10%

50,30 €

Otros bienes y servicios 2263 €

Del 18% al 21%

57,53 €

Total 570, 35 €

(1) Excluyendo gasto en alimentos básicos, con un IVA súper reducido.
(2) Excluyendo gasto en alquiler de vivienda (16% de las familias), exento de IVA.

¿Cómo quedarán gravadas cada una de las partidas de gasto tras esta subida?

  • Alimentación. Las familias gastan una media de 4.279 euros al año en alimentación. Parte de los productos de la cesta de la compra no se verán afectados por la subida, al estar gravados con el IVA superreducido (4%) que no varía: son el pan, la leche, el queso, las frutas y hortalizas o los huevos. El resto de alimentos (carnes, pescados, conservas…) sufrirán una subida de dos puntos, al pasar del 8% al 10%.
  • Bebidas alcohólicas y tabaco. Tienen un IVA del 18% que pasará al 21%. El gasto medio por familia al año es de de 627 euros.
  • Artículos de vestir o calzado. con un gasto anual de 1.676. Con un IVA del 18% pasará a estar grabado con el 21%.
  • La partida de “vivienda, agua, electricidad o combustible”, una de las de mayor peso en el presupuesto de las familias, tiene distintos tratamientos fiscales. Mientras que el agua tributa al 8%, que pasará a un 10%, y la vivienda en alquiler (el 16% de las familias viven en régimen de alquiler) está exenta de IVA, la electricidad y el combustible, gravados actualmente con el 18%, pasarán al 21%.
  • Mobiliario, equipamiento y otros gastos para la vivienda. También les afectará el incremento de tres puntos, al pasar del 18% al 21%. En esta partida, nos gastamos 1.452 euros.
  • Salud. Exenta de IVA, por lo que el impacto de esta subida será casi nula. Sólo algunos servicios, como la atención dental con un tipo impositivo del 8% (que pasará a ser de un 10%), están gravados.
  • Transportes. Billetes de autobús, tren, avión…tendrán el nuevo IVA del 10%. El gasto medio anual es de 3.680 euros.
  • Comunicaciones. El IVA sube del 18% al 21%. Al año las familias se gastan en esta partida 926 euros.
  • Ocio, espectáculos, cultura. El cine, los teatros, el circo, los parques de atracciones… suben dos puntos, pasando de un IVA del 8% al 10%. El gasto medio anual es de 1.976 euros.
  • Enseñanza. Igual que salud, es una actividad exenta de IVA.
  • Hoteles, cafés y restaurantes, en los que nos gastamos al año de media 2.716 euros,  pasarán de un IVA del 8% al 10%.
  • Otros bienes y servicios. Se les aplica el IVA general, que ahora será del 21%. A esta partida, el INE le atribuye un gasto medio por familia de 2.263 euros.

CEACCU considera negativo, contraproducente e injusto el incremento de los impuestos indirectos. La organización censura que el impacto de esta medida se cebe, especialmente, en las familias más vulnerables porque su esfuerzo económico será mucho mayor y anticipa un efecto negativo en el consumo y en la evolución de la economía.